Actos de omisión en la "guerra contra el terrorismo"

Un hombre escapa de una nube de humo provocada por un ataque aéreo de la Coalición Internacional liderada por EEUU en Raqqa (Siria)

Actos de omisión en la "guerra contra el terrorismo"

Jørgen Johansen

Publicado originalmente como: Johansen, Jørgen, "Acts of Omission in the "War on Terrorism"" en The ethics and efficacy of the global war on terrorism : fighting terror with terror with terror, editado por Charles Webel y John A. Arnaldi. Nueva York: Palgrave Macmillan, 2011. Se puede adquirir el libro aquí.

El "terrorismo"[1] es un término controvertido, y la forma de responder a él también es objeto de un amplio debate. La Asamblea General de las Naciones Unidas creó en 1996 un Comité Especial para la Eliminación del Terrorismo, que se ha quedado en un punto muerto tratando de llegar a un acuerdo sobre un proyecto de tratado para eliminar el terrorismo. En octubre de 2010 hizo otro esfuerzo infructuoso para establecer una distinción entre "luchadores por la libertad" y "terrorismo de Estado". [2]

En este artículo, definiré este tipo de violencia política de una manera menos influenciada por la retórica política tan frecuentemente utilizada por los políticos y los principales medios de comunicación. También describiré la complejidad de estas formas de violencia. No estoy diciendo que el "terrorismo" no exista; sino que tal como lo definen los estados es un problema menor y que es un término tan cargado de significados que es difícil de usar. En la última parte discutiré las dimensiones éticas de la falta de acción para reducir la violencia, incluido el "terrorismo". Un punto principal es que la tarea de reducir el "terrorismo" no debe dejarse únicamente en manos de los actores estatales. Mi conclusión: La moralidad de los actos de omisión en el tratamiento de la violencia política debe juzgarse de manera similar a los actos de comisión.

Definición

El "terrorismo" es, como muchos otros elementos de nuestra sociedad, una construcción social, política e ideológica[3] ."Probablemente la contribución más significativa del pensamiento social a nuestra comprensión del terrorismo es la idea de que se trata de una construcción social... el terrorismo no es un hecho en el mundo real, sino una interpretación de los acontecimientos y sus presuntas causas" (Turk, 2004, p.271).

Desde los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre[4], ha aumentado la necesidad de una comprensión clara de lo que se entiende por "terrorismo". El Consejo de Seguridad de la ONU hizo un llamamiento a todos los Estados miembros para incluir leyes antiterroristas en sus leyes penales.[5] Además, una serie de agencias estatales y organismos internacionales han ampliado las viejas listas de organizaciones e individuos "terroristas", y han creado nuevas listas. Es esencial para cualquier uso del término "terrorismo" o "terrorista" la existencia de un documento legal conteniendo  una definición acordada, clara y utilizable de los actos de "terrorismo". No es ningún secreto que muchos se esforzaron mucho por llegar a definiciones y descripciones funcionales. Cuando Schmid y Jongman publicaron su primera edición de Terrorismo Político en 1984, identificaron y discutieron 109 definiciones diferentes de "terrorismo". Su nueva y ampliada edición de 2008 es una lectura crucial para cualquiera que quiera hablar de "terrorismo", ya que identifica claramente las muchas dificultades para definir el término. El número total de definiciones que se utilizan hoy en día es de cientos. Schmid y Jongman no las incluyen todas, pero sus análisis y discusiones sobre cómo se construyen las definiciones siguen siendo muy relevantes y útiles.

Otra definición útil se publicó en un número especial de la revista Mobilization en junio de 2007. Allí, Albert J. Bergesen presentó un modelo de tres pasos para identificar y definir la violencia "terrorista", a diferencia de otras formas de violencia. Su punto principal es separar a la víctima del objetivo. El perpetrador daña o mata a la Víctima, pero la Víctima no es el Objetivo final.

El autor A ataca a la víctima B para influir en el objetivo C.

En este modelo, la víctima ya no es el objetivo sobre el que el perpetrador está tratando de influir o tener un efecto sobre él; en efecto, B es degradado de un fin último a un medio instrumental para que A afecte a C. La esencia del terrorismo como un tipo de violencia, entonces, no es que se le llame así "terrorismo", o que sea una estrategia, o que sea una violencia clandestina o no tradicional, sino que es una violencia en la que se inflige daño a un grupo de actores con el único propósito de afectar a otro grupo de actores. (Bergesen, 2007, p.115)

Además de esta separación entre el objetivo y la víctima, en el centro del "terrorismo" como medio político se encuentran no sólo las acciones reales, sino también las amenazas de tales acciones. Las amenazas de futuros actos de "terrorismo" tienen una función predictiva. El miedo a nuevas acciones violentas inspiradas por "terroristas" como Bin Laden estará presente mucho después de la muerte de los perpetradores. El principal efecto del "terrorismo" es que crea miedo; y el miedo es muy a menudo exagerado más allá de cualquier nivel racional.

Con la definición de Bergesen, el 11-S se considera obviamente como un acto de "terrorismo". Pero ninguna de las víctimas de los cuatro aviones secuestrados, las Torres Gemelas, el Pentágono o el vuelo que se estrelló en el campo en Pensilvania eran los verdaderos objetivos. Las víctimas fueron asesinadas y heridas para influir en el objetivo principal: los poderosos en el Imperio de los Estados Unidos[6]. Casi todas las cartas y grabaciones de video de al-Qaeda argumentan que querían un cambio en la política exterior de Estados Unidos y, por lo tanto, el verdadero objetivo era el gobierno de Estados Unidos (Bin Laden y Lawrence, 2005). Este es un caso similar al de Timothy McVeigh, quien fue condenado por atacar con bombas el edificio Alfred P. Murrah en Oklahoma City el 19 de abril de 1995. Su verdadero objetivo era el gobierno de Estados Unidos, mientras que las víctimas fueron las 168 personas que estaban en el edificio en el momento de la explosión (Hoffman 1998). Ambos casos son casos relativamente indiscutibles de "terrorismo". Pero la definición de Bergesen encajaría igual de bien con el bombardeo aliado de Dresde y Hamburgo durante la Segunda Guerra Mundial, así como con las bombas atómicas de Estados Unidos sobre objetivos civiles en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. En estos casos, podemos separar a las víctimas de los objetivos reales (los líderes políticos alemanes y japoneses). Las víctimas no son algo que se pueda calificar de "daño colateral". Las fuerzas aliadas atacaron a sabiendas objetivos civiles, lo que constituye claramente una violación del derecho internacional. Cuando el Mariscal de la Real Fuerza Aérea, Sir Arthur Travers Harris, también llamado "Bomber Harris", ordenó y llevó a cabo un bombardeo de civiles en Alemania, era muy consciente de las consecuencias esperadas en términos de muertes de civiles[7]. En el caso de Hiroshima y Nagasaki, las ciudades quedaron prácticamente intactas durante los bombardeos nocturnos y la Fuerza Aérea del Ejército aceptó dejarlas fuera de la lista de objetivos para poder hacer una evaluación precisa de las armas atómicas[8]. El número de civiles muertos en estos ataques "terroristas" por parte de los Estados es muy superior (según algunas estimaciones, 100/1) a todos los que han muerto en el "terrorismo" no estatal en toda la historia. Sin embargo, hasta el día de hoy, estos actos de los Aliados se omiten en la mayoría de los debates sobre "terrorismo".

No es sólo el uso de bombardeos pesados y armas de destrucción masiva contra civiles lo que hace que tales acciones estatales sean actos "terroristas":

"Nicaragua llevó a los EEUU de Reagan a la Corte Mundial de Justicia por la guerra por delegación de EEUU contra ella en la década de 1980 - esos ataques entran perfectamente dentro de muchas definiciones de terrorismo, incluyendo las suyas propias. La Corte Mundial declaró culpable a EEUU..." (Honderich, 2002, p. 130).

Existen muchos casos de "terrorismo de Estado", pero en la mayoría de los documentos legales y en demasiados documentos académicos, los Estados son excluidos como actores en las definiciones de "terrorismo". La razón principal por la que estas definiciones no especifican qué tipo de actores están llevando a cabo actos de "terrorismo" es evitar una definición con implicaciones que puedan ser consideradas demasiado políticas[9] por los miembros de Estados poderosos. Sin embargo, no tiene mucho sentido decir que acciones idénticas llevadas a cabo por actores estatales y no estatales son completamente diferentes. Pero cuando los legisladores, los responsables de la toma de decisiones políticas y sus asesores habituales se dieron cuenta de esta discrepancia, frecuentemente afirmaron que los actos de "terrorismo" excluían a los actores estatales. Estas omisiones son decisiones políticas intencionadas de los actores estatales con la intención de protegerlos de ser relacionados con los terroristas no estatales, y así evitar correr el riesgo de ser procesados por haber cometido crímenes contra la humanidad.

El Centro Nacional contra el Terrorismo de Estados Unidos en sus informes anuales omite a los actores estatales al definir el "terrorismo" como "violencia premeditada por motivos políticos perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos subnacionales o agentes clandestinos, generalmente con la intención de influir en una audiencia"[10] (cursiva del autor). Debemos distinguir entre la forma en que los actores justifican públicamente su uso de la violencia y las acciones mismas. Los Estados, así como todos los demás actores que utilizan medios violentos, tienen una fuerte tendencia a no centrarse en sus propias intenciones, sino en las consecuencias de las acciones de sus oponentes. Esto tiene serias implicaciones éticas. La combinación de excluir a los Estados como actores y al mismo tiempo concentrarse sólo en las consecuencias de los "actos de otros" garantiza una imagen sesgada de lo que es el "terrorismo". No es posible responder a las preguntas básicas sobre las responsabilidades por tales actos y prevenirlos cuando el discurso dominante está tan sesgado por lo que se ha omitido.

Cuando los ataques del 11-S son descritos por los medios de comunicación occidentales y políticos occidentales, vemos muy claramente que el foco está en las consecuencias. Casi nunca tratan de entender las intenciones y motivos detrás de estas acciones. Cuando se describe la "guerra contra el terrorismo", se centran únicamente en lo que los representantes de los principales actores han dicho en público para defender y explicar sus acciones en Iraq y Afganistán, omitiendo a otros actores de la discusión. Con la publicación de los materiales de WikiLeaks, las pruebas de las atrocidades cometidas por los actores estatales se están acumulando. Las consecuencias de los actos cometidos por los actores estatales son fácilmente olvidadas y a menudo negadas. La misma tendencia a centrarse en las propias intenciones, en contraste con las consecuencias de las otras, se observa en los sitios web y en los documentos clandestinos: se mencionan a menudo sus propias intenciones; se omiten las consecuencias humanas[11]. Brynjar Lia, en su libro Architect of Global Jihad (Arquitecto de la Yihad Global)[12], presenta una imagen matizada y compleja de Al Qaeda, incluyendo sus conflictos internos, pero la tendencia a centrarse en sus propias intenciones y en las consecuencias de lo que otros están haciendo es clara.

Los actos y amenazas de "terrorismo" deben entenderse y analizarse a partir de la propia acción, no de quién está cometiendo las atrocidades. Usar una definición de "terrorismo" en los textos legales o académicos que excluya automáticamente a los Estados como actores no es prudente ni útil. Así como los actores estatales cometen con frecuencia actos de crímenes de guerra, también llevan a cabo actos de "terrorismo" que, para que el análisis sea útil, no deben ser omitidos en la investigación.

Poner el "terrorismo" en perspectiva

En los últimos años, varios líderes mundiales han presentado el "terrorismo" como la mayor amenaza para el mundo. A continuación se presenta una selección de citas de The Truth About the Real Threats to Our World (Abbott, Rogers et al. 2007 p. 5):

"El terrorismo es la mayor amenaza del siglo XXI". -Primer Ministro Británico Tony Blair, Mayo 2003

"El terrorismo es la mayor amenaza que enfrentan las democracias libres en el siglo XXI". -Canciller alemana Angela Merkel, mayo de 2006

"La mayor amenaza que enfrenta este mundo es el peligro de extremistas y terroristas armados con armas de destrucción masiva". -Presidente de los Estados Unidos George W. Bush, septiembre de 2005

"Ningún desafío es mayor que la amenaza del terrorismo". -Primer Ministro australiano John Howard, mayo de 2006

"El terrorismo es la mayor amenaza para la paz mundial". -Presidente ruso Vladimir Putin, septiembre de 2000

Ninguna de estas proclamaciones puede ser tomada como algo más que retórica política porque no tienen base en hechos reales. Los datos estadísticos sobre las causas de las muertes prematuras indican que los actos de "terrorismo" no son una causa principal de muerte[13]. Las consecuencias de estas declaraciones de de líderes políticos no son sólo la creación de una población confundida, sino también un uso desproporcionado de recursos valiosos. Esta retórica tiene consecuencias éticas directas. Dado que los recursos disponibles en una sociedad son limitados, toda asignación presupuestaria tendrá implicaciones éticas. Los recursos que se asignan desproporcionadamente a un problema social menor reducirán la cantidad de recursos disponibles para problemas más graves y mortales. En el sector de la salud, el transporte y la violencia doméstica existen formas más rentables de salvar vidas que las que se gastan actualmente en actividades antiterroristas.

El número de personas que mueren como consecuencia directa del "terrorismo" es relativamente limitado. Existen muchas causas de muerte prematura, aparte de los actos de "terroristas". Por ejemplo, en los Estados Unidos en 2001, la intoxicación alimentaria se cobró más vidas que los ataques del 11 de septiembre (Heldmark, Ryman, et al. 2008, p. 160). Las muertes por armas de fuego son causas de muerte mucho más frecuentes en Estados Unidos que todos los actos de "terrorismo" juntos, incluidos los atentados de 2001[14]. El suicidio se cobró 11 veces más vidas y el homicidio casi seis veces más que el "terrorismo" (Jiaquan Xu, 2009, p. 5). Con algunas excepciones específicas, la violencia por motivos políticos contra civiles inocentes no figura en la lista de las 20 principales causas de muerte en ningún país durante ningún año. La excepción es cuando los estados movilizan sus ejércitos para atacar y ocupar otros estados. En los últimos años hemos visto un gran número de civiles asesinados por la violencia por motivos políticos en Iraq y Afganistán. En todos los demás países, cada año mueren más personas a manos de su pareja o de un pariente que a manos del "terrorismo". Las causas más frecuentes de muerte prematura son el hambre y las enfermedades fácilmente curables. Estas causas provocan alrededor de 100.000 muertes al día en todo el mundo[15]. Una conclusión que se puede sacar de estos datos es que si cualquier actor político quiere reducir el número de muertes prematuras, sus recursos se gastarían mucho mejor en agua potable limpia, nutrición y medicina para los pobres que en la “guerra contra el terrorismo”[16]. Sin embargo, es poco probable que tal conclusión sea alcanzada por un público mal informado por una retórica política que omite sistemáticamente la importancia de los problemas sociales y de salud que no están relacionados con el "terrorismo" de actores no estatales.

La correlación entre el número real de muertes tempranas y los recursos malversados utilizados por los Estados y otros actores para reducir el problema del "terrorismo" es problemática de entender y más aún de justificar. El dinero gastado en actividades "antiterroristas" se dispara[17], mientras que la financiación de los problemas mucho más graves de satisfacción de las necesidades básicas está disminuyendo[18]. Hay un número creciente de empresas que obtienen enormes beneficios de la "amenaza terrorista" y la industria de la seguridad alcanza nuevos picos en el mercado de valores después de cada espectacular bombardeo. El crecimiento en tareas, equipos y personal para las empresas de seguridad después del 11 de septiembre ha sido excepcional. En combinación con la externalización de las tareas militares y policiales, la industria de la seguridad privada captura ahora un sector lucrativo de la economía de Estados Unidos. Se observa un paralelismo en las universidades y los grupos de reflexión, donde hay un número creciente de académicos que investigan en este campo. Según Sheperd, desde 2001 se publica cada seis horas un nuevo libro en inglés sobre el terrorismo (Shepherd, 2007, 3 de julio). ¿Se debe esto a la gravedad del problema, o hay otras agendas detrás de estas prioridades? Es bien sabido que los investigadores hacen todo lo posible por complacer a sus fuentes de financiación y escribir propuestas de investigación que se ajusten a la narrativa popular. No siempre es lo más "importante" lo que guía la búsqueda de apoyo financiero a la investigación.

En los EE.UU. en el año fiscal 2002, el gasto federal en la seguridad nacional fue de 21.000 millones de dólares. Para el año fiscal 2006, el gasto federal en seguridad nacional había crecido a 55.000 millones de dólares (OCDE, 2008, p. 1), un aumento de más del 161 por ciento. Este total cubre los fondos y actividades de seguridad nacional de todas las agencias federales, no sólo los programas financiados a través del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Los costos de algunas actividades de las agencias dentro del DHS no están incluidos. La asignación presupuestaria destinada a apoyar las actividades de búsqueda y rescate de la Guardia Costera, por ejemplo, no está incluida en la financiación total de las actividades de seguridad nacional (véase el informe de la Oficina de Gestión y Presupuesto de los Estados Unidos, 2006, págs. 37-52). En contraste, la suma total de toda la ayuda al desarrollo en el mundo es de alrededor de 100.000 millones de dólares estadounidenses al año (OCDE, 2008, p. 1). Se trata de dinero destinado a curar enfermedades, entregar alimentos, dar a la gente acceso a agua potable limpia, etc., en otras palabras, ayudar a los pobres a satisfacer sus necesidades básicas. ¿Está justificado gastar más de la mitad de esa suma en una amenaza que tiene un impacto limitado en nuestras sociedades y que cobra relativamente pocas vidas?

Una conclusión preliminar es que los motivos de lucro de las empresas de armamento y seguridad podrían ser un factor significativo para fomentar un mayor gasto gubernamental en soluciones militares al "terrorismo". Deberían realizarse más estudios sobre el impacto del dinero y los negocios en la gestión política del "terrorismo" como problema social. Como se ha mencionado anteriormente, este proceso de asignar cada vez más recursos a la lucha contra el "terrorismo" tiene serias implicaciones éticas, ya que impedirá que los recursos se gasten en actividades más necesarias y eficientes para salvar vidas.

No hay pruebas de que el terrorismo no estatal sea una amenaza actual para la existencia de los Estados. "Es posible que necesitemos una paciencia extraordinaria para hacer frente al 'terrorismo', pero podemos hacerlo con cierta confianza en que EEUU resistirá". (English, 2009, p. 123). El profesor Wilhelm Agrell argumenta que ni siquiera eventos como los del 11-S pueden ser vistos como amenazas contra nuestras sociedades (Heldmark, Ryman et al., 2008, p. 160). El hecho de que algunos gobiernos occidentales, los militares, parte de los servicios de inteligencia y la industria de la seguridad hayan descrito las posibles amenazas como mucho más graves de lo que puede justificarse con datos reales se debe a factores distintos de las propias amenazas (Zedner, 2009, págs. 89-115). Las agendas políticas domésticas, la presión de la opinión pública para que se actúe, la lucha por los presupuestos del próximo año y las descripciones catastróficas (en el doble sentido de la palabra) en los medios de comunicación son algunas de las posibles explicaciones para estas exageraciones (Ahmed, 2003; Jackson, 2005).

Las amenazas de los grupos subestatales que hemos visto en la última década deberían haber sido tratadas por la policía y el derecho penal, y no por los militares y el derecho internacional. La razón es clara cuando se comparan los datos sobre las amenazas y las víctimas del "terrorismo" con las amenazas y las víctimas resultantes de la "guerra contra el terrorismo". Sin embargo, estas comparaciones se han omitido en los debates de los medios de comunicación y de los responsables políticos. Varios autores han advertido que los medios utilizados para combatir el "terrorismo" constituyen una grave amenaza para las sociedades occidentales y sus valores (Cole, 2002; Donohue, 2008). Benjamin Franklin fue muy claro cuando declaró en 1759: "Aquellos que sacrificarían la libertad por seguridad no merecen ni la una ni la otra" (Ahmed, 2002, p. 9). El argumento aquí es que las acciones antiterroristas llevadas a cabo desde el 11 de septiembre han perjudicado gravemente a las democracias implicadas y reducido el respeto de los derechos humanos y civiles en todo el mundo. Incluso entre muchos ex oficiales de los servicios secretos y grupos de reflexión cercanos a los gobiernos escuchamos voces que afirman que el remedio (la Guerra Global contra el Terrorismo) ha hecho más daño que la enfermedad que se esperaba curar. Además, el número de personas que participan en el "terrorismo" está creciendo debido a algunos de los medios utilizados en la "guerra contra el terrorismo". Las prácticas en Guantánamo y Abu Ghraib, la Ley Patriótica de EEUU, los largos encarcelamientos sin juicio, la tortura, la escalada de la vigilancia y la invasión y ocupación de Iraq y Afganistán han generado intensos sentimientos antiestadounidenses, lo que ha ayudado a reclutar nuevos miembros para redes de "terroristas" no estatales. Indicaciones típicas de las actitudes antiestadounidenses se ven en la "Encuesta de Opinión Pública Árabe 2010"[20]. Una muestra de los resultados:

"En un mundo donde sólo hubiera una superpotencia, ¿cuál de los siguientes países preferiría Ud. que fuera esa superpotencia?"

Francia 55%, China 16, Alemania 13, Gran Bretaña 9, Rusia 8, Estados Unidos 7, Pakistán 6.

"Nombre dos países que crea que representan la mayor amenaza para Ud."

Israel 88%, EEUU 77, Argelia 10, Irán 10, Reino Unido 8, China 3, Siria 1.

"¿Qué líder mundial (fuera de su propio país) admira más?" (lista parcial)

Recep Erdogan [Turquía] 20%, Hugo Chávez 13, Mahmoud Ahmadinejad 12, Hassan Nasrallah [Hezbollah/Líbano] 9, Osama Bin Laden 6, Saddam Hussein 2. (Barack Obama no mencionado) 1

En los meses siguientes al 11 de septiembre, 80.000 personas, predominantemente árabes y musulmanas, fueron obligadas a inscribirse en el Programa de Registro Especial. No hubo ni una sola condena por terrorismo. De los 8.000 jóvenes de ascendencia árabe y musulmana buscados para ser interrogados por el FBI, y más de 5.000 extranjeros puestos en prisión preventiva en los dos primeros años después del 11 de septiembre, prácticamente todos árabes y musulmanes, ninguno ha sido condenado por delitos de "terrorismo" hasta la fecha (Cole y Lobel, 2007, p. 107). Es fácil entender que algunas de estas personas puedan pensar que está justificado que se unan a redes "terroristas" después de estos tratos humillantes. En el otoño de 2010, hemos visto los primeros casos de prisioneros de Guantánamo que se enfrentan a juicios en tribunales civiles. Hasta ahora, los tribunales sólo han aceptado algunos de las acusaciones de los fiscales. El sentimiento antiestadounidense no sólo ha crecido en las regiones musulmanas del mundo, sino que también ha habido aliados cercanos que se han distanciado de EEUU durante la era Bush (Nassar, 2005, p. 106). Steven Kull presentó un documento basado en varias encuestas en la conferencia anual del Centro para el Estudio del Islam y la Democracia en 2010. Descubrió que el odio contra EEUU no ha disminuido tras el discurso del presidente Obama en El Cairo en junio de 2009[21].

No sólo el Estado

Tradicionalmente, los actos "terroristas" se trataban mediante la combinación de acción policial, código penal, juicios y cárcel. En otras palabras, fueron tratados como otras formas de delitos. Esta había sido una estrategia relativamente exitosa que redujo y eliminó el terrorismo clásico de izquierda en Europa en la década de 1970 (Johansen, 2003, p. 59; English, 2009, ch. 4). Desde el 11 de septiembre hemos sido testigos de un uso creciente de medios militares en la lucha contra el "terrorismo". Este cambio de la policía a los militares en la lucha contra el "terrorismo" tuvo un impacto tremendo en todo el concepto de acción "antiterrorista". Las fuerzas militares no sólo utilizan una gama de armas más mortíferas y avanzadas, sino que, lo que es aún más importante, se les exige que cumplan el derecho internacional, no el derecho penal. Sin embargo, el derecho internacional, tal como se ha desarrollado desde los Tratados de Paz de Westfalia en 1648, ha sido diseñado para manejar conflictos entre Estados, no entre un Estado y una red de actores no estatales. Hay buenas razones para tener dos conjuntos separados de reglas/leyes para manejar estos dos tipos de delitos, pero la Resolución 1368[22] del Consejo de Seguridad de la ONU borró la importante distinción entre ellos. Es problemático aplicar un conjunto de reglas a un conflicto que no fueron construidas para manejar, como en el caso de la Resolución 1368:

El Consejo de Seguridad,

Reafirmando los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas,

Decididos a combatir por todos los medios las amenazas a la paz y la seguridad internacionales causadas por actos terroristas,

Reconociendo el derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva de conformidad con la Carta". (Resolución del CSNU 1368, 2001)

Así como el derecho penal no está diseñado para manejar conflictos entre Estados, el derecho internacional no está construido para manejar conflictos entre un Estado y una red que no tiene una base territorial específica. Es sólo el "terrorismo de Estado" el que hasta cierto punto puede ser tratado con el derecho internacional, porque las convenciones, tratados y regulaciones para el jus in bello[23] sí definen qué tipo de armamento, tácticas, objetivos, etc. son legales.

El principal problema en la forma contemporánea de tratar el "terrorismo" no es la falta de justificaciones legales para los medios utilizados. Existen dos debilidades principales en la estrategia actual: la sobre-militarización de las respuestas estatales a los ataques "terroristas" y la falta de compromiso del Estado con actores que no sean actores estatales. Louise Richardson expresó un punto de vista común entre los investigadores del "terrorismo" en su libro What Terrorists Want:

“No podemos derrotar al terrorismo aplastando a todos los movimientos terroristas. El intento de hacerlo sólo generará más terroristas, como ha ocurrido repetidamente en el pasado. Una política basada en la labor de la comunidad de estudios sobre el terrorismo nunca habría consistido en declarar una guerra global contra el terrorismo, porque sabemos que tal guerra nunca podrá ganarse... Una política basada en la información de aquellos de nosotros que hemos estudiado este tema durante años nunca habría tenido como objetivo el objetivo completamente inalcanzable de erradicar el terrorismo y habría buscado, en cambio, el objetivo más modesto y alcanzable de contener el reclutamiento de terroristas y limitar el uso de tácticas terroristas”. (Richardson, 2006, págs. 10-11)

Richard English, experto en terrorismo y conflictos políticos en Irlanda del Norte, lo expresa así en su libro Terrorism, How to Respond:

“A pesar de la frecuente suposición de que las represalias militares pueden disuadir a futuros terroristas, la realidad parece muy diferente:derrotar o disminuir la amenaza general del terrorismo no es algo que las represalias a pequeña o gran escala hayan sido capaces de lograr". (Inglés, 2009, p. 128)

Otros sostienen que la guerra militar contra el terrorismo ha sido contraproducente:

"Existe la idea errónea generalizada de que el uso del terror para derrotar al terror funcionará en última instancia. Por el contrario, la evidencia es que esta política es contraproducente". (Wilkinson, 2001, p. 69)

La guerra contra el terror no puede apuntarse muchas victorias. Los servicios secretos y los políticos argumentan con frecuencia que han tenido éxito en la prevención de actos de "terrorismo". Sin embargo, aunque es difícil probar acciones preventivas, parece que si estas afirmaciones fueran válidas debería haber más personas condenadas por planear y preparar actividades "terroristas". Como se ha descrito anteriormente, los efectos contraproducentes[24] han sido más visibles que los efectos previstos.

Ampliar el número de actores

¿Por qué sólo los actores estatales tienen un papel protagonista en la lucha para reducir el "terrorismo" no estatal, mientras que otros actores han sido omitidos del proceso de creación de posibles soluciones? La labor más importante para los que participan en la gestión de conflictos es identificar a los múltiples actores que influyen en el resultado del conflicto. La diplomacia convencional ha sido extremadamente rígida cuando ha intervenido en conflictos entre presuntos "terroristas" y sus adversarios. Cuando los diplomáticos entablan negociaciones, es raro que se invite a más de dos actores al proceso. Esto está lejos de ser suficiente. Mediante el análisis de conflictos es posible identificar muchos más de dos. Por "actor" me refiero a cualquier grupo, individuo, empresa, sociedad o comunidad que tenga influencia en el resultado. Pueden ser nacionales, internacionales o transnacionales. Pueden ser parte de un Estado, una ONG, una entidad comercial, una empresa de medios de comunicación, una comunidad religiosa o cualquier otra organización que de alguna manera influya o pueda influir en el conflicto.

La distancia geográfica entre el observador y el conflicto tiene un gran impacto en la identificación de cuántos actores están involucrados en un conflicto. Por ejemplo, los estudiantes de Ramallah, en la Cisjordania palestina, pueden enumerar fácilmente entre 40 y 50 actores diferentes en los conflictos israelo-palestinos, pero rara vez más de un puñado de los de las guerras civiles en Colombia. Y los estudiantes de Bogotá pueden enumerar sin dificultad 40 actores en su país, pero muy pocas veces más de cinco en Palestina/Israel. Los medios de comunicación, que suelen ser la principal fuente de información, son la principal causa de estas disparidades. Al no reconocer a todos los actores principales, las posibilidades de actuar son limitadas. En los conflictos en los que se han ejecutado actos de "terrorismo", es posible incluir muchos más actores que los que normalmente se consideran como tales. Es esencial ampliar la lista de actores si queremos ampliar las posibilidades de un mayor compromiso. Dejar la lucha contra el "terrorismo" exclusivamente en manos de la policía y el ejército es un grave error que omite muchas fuentes potenciales de comprensión y ayuda.

Cuatro fases de la lucha contra el "terrorismo"

He identificado cuatro etapas diferentes en el tratamiento del "terrorismo". La primera fase es identificar qué se puede hacer para prevenir futuros actos de "terrorismo". Lo siguiente es aclarar qué se puede hacer para detener el "terrorismo" en curso. La tercera fase consiste en especificar qué se puede hacer para reducir los efectos del "terrorismo". Por último, está la fase de curación y reconciliación. Al combinar las categorías de posibles agentes con estas cuatro etapas de la lucha contra el terrorismo, es posible descubrir muchas más actividades de muchos más agentes que las que se han realizado hasta la fecha.

 

 

Prevenir

Detener desarrollo

Reducir el efecto

Sanar y reconciliar

Fuerzas militares

 

 

 

 

Policía

 

 

 

 

Políticos

 

 

 

 

Brigadas de Bomberos

 

 

 

 

Ex "terroristas"

 

 

 

 

Comunidades religiosas

 

 

 

 

Medios

 

 

 

 

Víctimas

 

 

 

 

Figuras públicas

 

 

 

 

Sociedad Civil

 

 

 

 

"Industria de Seguridad"

 

 

 

 

Instituciones Educativas

 

 

 

 

Investigadores

 

 

 

 

 

El objetivo principal de esta matriz es ampliar el número de actores fuera de la esfera estatal. Es bien sabido que los actores estatales como militares, policías y bomberos han actuado contra el "terrorismo", pero existen muchos más actores y actividades "nuevas" para aquellos que quieren reducir el "terrorismo". Actualmente faltan propuestas constructivas sobre lo que se puede hacer para prevenir y contrarrestar los actos "terroristas". La investigación futura debería examinar posibles acciones específicas en las cuatro fases para cada categoría de actores.

Hasta ahora, los políticos han hecho más por agravar el problema que por reducirlo y ponerlo en una perspectiva útil. Por el contrario, los nuevos enfoques han surgido de fuentes inesperadas. Por ejemplo, el ex "terrorista" Noman Benotman concedió una entrevista a CBN el 3 de junio de 2010 sobre el funcionamiento interno del liderazgo de Al-Qaeda. Su cambio de bando y su decisión de hacerlo público no sólo fue valiente, sino que también tuvo el potencial de desanimar a los candidatos a terroristas suicidas para que no participaran en los ataques. En otro caso, cuando Shaykh-ul-Islam Dr. Muhammad Tahir-ul-Qadri, el líder fundador y patrón en jefe de Minhaj-ul-Quran International, publicó su Fatwa de más de 600 páginas contra el "terrorismo", puede que hiciera más para prevenir futuros actos de "terrorismo" que cualquier vigilancia policial en curso. En los próximos años conoceremos el impacto real de tales acciones por parte de actores no estatales como ex terroristas, líderes religiosos y otros.

Los principales medios de comunicación, con muy pocas excepciones, han generado miedo al informar después de actos de "terrorismo" no estatal. Han utilizado términos relacionados con la guerra en titulares demasiado dramáticos para informar tanto de ataques reales como de especulaciones sobre posibles acciones futuras. Si uno de los objetivos principales de los "terroristas" no estatales es crear miedo, entonces los medios de comunicación deberían ser vistos como partidarios (¿inconscientes?) de la agenda "terrorista". En contraste, respecto al “terrorismo” estatal, los medios de comunicación dominantes han funcionado en general como justificadores, no como críticos o reporteros. Casos típicos se encuentran a lo largo de la cobertura de las guerras y ocupaciones de Iraq y Afganistán.

Las víctimas del "terrorismo" pueden desempeñar un papel importante en las cuatro fases de los esfuerzos antiterroristas mencionados anteriormente. La organización estadounidense, September Eleventh Families for Peaceful Tomorrows, fue creada por las víctimas supervivientes y los familiares de quienes murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001[27], con el objetivo declarado de oponerse al uso de su sufrimiento para justificar las guerras de ocupación de EEUU y el aumento de las víctimas civiles como consecuencia de estas guerras. Su valiente y ética postura no fue difundida  en la mayoría de los medios de comunicación de EEUU, pero debe ser vista como un modelo a seguir. Otro ejemplo de un grupo de personas que se oponen a la guerra contra el terrorismo es "Courage to Resist". Es un grupo de personas concienciadas de la sociedad, veteranos y familias de militares que apoyan a los resistentes a la guerra. Aunque hay quienes quisieran condenar a los que se oponen a la guerra como cobardes, la realidad es que se necesita un coraje excepcional para que los soldados se nieguen a seguir órdenes injustas, ilegales y/o inmorales. Para muchos de los que se desobedecieron, sus experiencias de primera mano como tropas de ocupación fueron las que los obligaron a adoptar su postura. Para otros, "hacer lo correcto" y actuar en conciencia comenzó a pesar más que su entrenamiento militar para la obediencia incuestionable.

Las figuras públicas son a menudo modelos a seguir para los jóvenes. Sus opiniones sobre lo que está bien y lo que está mal son tomadas como verdades por sus fans. Casos obvios como el de Nelson Madela y John Lennon son bien conocidos, y muchos más podrían desempeñar un papel importante en la prevención de actos de "terrorismo", así como en la sanación y la reconciliación. Cuando personas famosas animan a la gente a tomar partido contra la violencia, a oponerse al extremismo, a respetar los derechos humanos y a no participar en "redes fundamentalistas", influirán en muchas mentes jóvenes. Esto puede hacerse en discursos políticos, textos escritos, música o películas. El asunto principal es apoyar la tolerancia y los medios pacíficos cuando se enfrentan a las injusticias.

La sociedad civil, en toda su variedad, no ha desempeñado un papel destacado en la cuestión del "terrorismo". Con la excepción de las protestas contra algunos actos de "terrorismo" de estado, los movimientos tradiciones pacifistas, feministas, de solidaridad y sindicales, entre otro, han permanecido en silencio. Estos actos de omisión van en contra de los valores que estos movimientos han consagrado, como los procesos noviolentos de prevención y resolución de conflictos. Abrir canales de comunicación entre las diferentes partes de la sociedad podría ayudar a construir amistades. Tal vez sea más importante la comunicación intrarreligiosa que la interreligiosa. Los diálogos entre representantes de diferentes religiones de mente abierta y tolerante parecen menos importantes que los de cada religión que mantienen diálogos con fundamentalistas y extremistas de su propia religión. Y para las redes seculares, políticas y culturales, lo mismo es cierto: hay una falta de comunicación entre los diferentes campos. Como argumenta Mark Perry en su libro Talking to Terrorists (2010) es esencial hablar con tus enemigos, y esto debería tener lugar en varios niveles, no sólo a nivel gubernamental. Al no buscar un diálogo constructivo con los enemigos, las sociedades civiles han cometido graves actos de omisión que impedirán efectivamente la resolución satisfactoria de los conflictos.

La industria de la seguridad es uno de los principales ganadores de la guerra contra el "terrorismo". Desde cerrajeros hasta guardias de seguridad, desde fabricantes de equipos de control hasta fábricas de vallados, hemos visto un crecimiento excepcional en el tamaño de estas empresas, así como en sus beneficios. Gran parte de sus actividades potencian más las ilusiones del control y la seguridad que las estrategias de prevención eficaces. El personal de seguridad del aeropuerto no nos permitirá llevar a bordo el cortauñas y el colutorio, pero no nos impedirá llevar a bordo una botella de vodka de la tienda libre de impuestos. ¿Cuánto de la expansión de la industria de la seguridad es un juego psicológico para pretender tener el control y cuánto es de hecho útil? Se están llevando a cabo varios proyectos de investigación sobre estos temas, pero hasta la fecha se han recibido pocas contribuciones sustanciales. Berndtsson (2009) en su libro The Privatisation of Security and State Control of Force: Changes, Challenges and the Case of Iraq ha publicado algunos de los mejores análisis hasta ahora. Está en medio de un nuevo proyecto de investigación que se publicará en 2012.

También hay importantes cuestiones éticas relacionadas con el papel de las universidades como instituciones educativas y como centros de investigación. El campo de los estudios de "terrorismo" y seguridad se ha expandido enormemente en los últimos años, a menudo con fondos importantes de las agencias de defensa nacional. La mayoría de los cursos y publicaciones son sesgados y limitan la discusión del problema a un punto de vista estatal, y se omiten los puntos de vista disidentes. La red de Estudios Críticos del Terrorismo se creó a raíz de un artículo publicado en European Political Science. 29] Los autores del artículo, Jackson, Gunning y Smyth, afirman que los estudios sobre "terrorismo" y el discurso que los rodea han llevado a una "certeza moral" y a una reticencia a considerar las motivaciones de los terroristas. El discurso ortodoxo que considera a todos los "terroristas" como malvados (en lugar de sus actos) elimina las oportunidades de considerar la motivación debido al riesgo de parecer justificar o aprobar sus acciones. Dentro de este marco, cualquier intento de examinar las motivaciones de los "terroristas" puede ser etiquetado como apologético y ser descartado, o que los propios investigadores sean demonizados. Además, existe una grave carencia de enfoques orientados a la búsqueda de soluciones en los estudios sobre "terrorismo". La mayoría de los estudios académicos se centran en explicar cómo y por qué ocurre el terrorismo no estatal. Sólo unos pocos presentan ideas sobre cómo hacer frente a los problemas. Esto es muy diferente de la investigación y los estudios médicos, donde los resultados positivos son al menos tan importantes como la descripción del problema.

Conclusiones

El concepto de "terrorismo" se utiliza a menudo con un sesgo político. Para actuar eficazmente contra el "terrorismo" es necesaria una definición clara y operativa que no omita conceptos o actores potencialmente significativos. Sin una comprensión objetiva (científica) de la complejidad de estos procesos de conflicto, hay pocas esperanzas de acciones efectivas y sensatas. Las simplificaciones y la ingenuidad de los reportajes típicos de los medios de comunicación proporcionan una imagen distorsionada de lo que está ocurriendo y de lo que es necesario.

Hay muchos más actores que los Estados que podrían actuar para reducir el problema del "terrorismo". Fuera de la esfera estatal (con su énfasis sesgado en las intervenciones militares), pocos actores están involucrados en la importante tarea de reducir el "terrorismo". Esta falta general de compromiso es un grave problema ético porque sin una multitud de nuevos actores y métodos, la importante tarea de reducir el "terrorismo" queda en manos de aquellos que hasta ahora han fracasado en parte y en parte han agravado el problema. Y si el objetivo es reducir el número de muertes prematuras, hay muchas maneras más eficientes de hacerlo. El hecho de no comprometerse o no actuar lo suficiente parece ser típico de la mayoría de los actores no estatales en la lucha contra el "terrorismo". No hay ninguna razón por la que el problema del "terrorismo" deba dejarse únicamente en manos de los actores estatales. Como todos los demás males humanos, la sociedad civil, en su definición más amplia, debe comprometerse y actuar para reducir el problema. Esto no quiere decir que los Estados no deban actuar. La principal crítica a los Estados en la "guerra contra el terrorismo" es que la mayoría de sus medios han sido hasta ahora contraproducentes. Las limitaciones de los medios militares en la lucha contra la violencia por motivos políticos son obvias y no existe un compromiso con otras herramientas para construir la paz.

No actuar es tan difícil de justificar éticamente como actuar con un impacto negativo. He indicado una serie de posibles actividades y estoy seguro de que hay muchas más que se pueden encontrar y probar. Pero esto no es sólo un problema ético; la ausencia intencionada, imprudente o negligente de una acción se considera una acción voluntaria y por lo tanto cumple el requisito voluntario de actus reus. No intervenir cuando se cometen delitos graves también puede ser un delito según la legislación penal. Y en el ámbito mundial existen principios similares en el derecho internacional; los actos de omisión pueden ser violaciones del derecho y de las convenciones. [31]

Hasta ahora, los medios de comunicación se han centrado demasiado en las consecuencias de los actos de terror contra los Estados y en las buenas intenciones de los actores estatales en la "guerra contra el terrorismo". Es necesario añadir las consecuencias de lo que los Estados están haciendo, así como las intenciones de quienes luchan contra las tropas extranjeras en Iraq, Afganistán, Yemen y otros lugares. Además, la mayoría de los medios de comunicación han omitido las propuestas de soluciones pacíficas en esta "guerra civil mundial"[32].

Sin más implicación por parte de mucho más actores que los actuales, los actos de omisión se enfrentarán a un duro escrutinio por parte de la historia. Es responsabilidad de cada actor potencial hacer todo lo posible para reducir el "terrorismo" de todo tipo en el mundo.

Bibliografía:

(2006). Analytical Perspectives, Budget of the United States Government, Fiscal Year 2006. U. S. Office of Management and Budget. Washington, DC, Government Printing Office: 37-52.

Abbott, C., P. Rogers, et al. (2007). Beyond terror : the truth about the real threats to our world. London, Rider.

Ahmed, N. M. (2002). The war on freedom : how and why America was attacked, September 11th, 2001. Joshua Tree, Calif., Media Messenger Books.

Ahmed, N. M. (2003). Behind the war on terror : Western secret strategy and the struggle for Iraq. East Sussex, Clairview.

Bergesen, A. J. (2007). “Three-Step Model of Terrorist Violence.” Mobilization, The International Quarterly of Research in Social Movements, Protest, and Contentious Politics 12(2): 111-118.

Berndtsson, Joakim (2009)The Privatisation of Security and State Control of Force : Changes, Challenges and the Case of Iraq. Göteborg: Peace and Development Research, School of Global Studies, University of Gothenburg

Bin Laden, O. and B. B. Lawrence (2005). Messages to the world : the statements of Osama Bin Laden. London ; New York, Verso.

Chomsky, N. (2010), The Evil Scourge of Terrorism: Reality, Construction, Remedy Transcend Media Service; http://www.transcend.org/tms/2010/04/%E2%80%9Cthe-evil-scourge-of-terrorism%E2%80%9D-reality-construction-remedy/  Accessed 2010-12-01

Cole, D. (2002). Terrorism and the constitution : sacrificing civil liberties in the name of national security. New York, New Press.

Cole, D. and J. Lobel (2007). Less safe, less free : why America is losing the War on Terror. New York, New Press : Distributed by Norton.

Donohue, L. K. (2008). The cost of counterterrorism : power, politics, and liberty. Cambridge ; New York, Cambridge University Press.

English, R. (2009). Terrorism : how to respond. Oxford ; New York, Oxford University Press.

Galtung, J. (1996). Peace by peaceful means : peace and conflict, development and civilization. London Sage Publications.

Galtung, J. (2009) G “The Fall of the US Empire –And Then What? Successors, Regionalization or Globalization? US Fascism or US Blossoming? Transcend University Press

Galtung, J. (2010) A Thory of Development – Overcoming Structural
Violence Kolofon Press

Heldmark, T., A. Ryman, et al. (2008). Hotbilder och hjärnspöken : forskare om terrorism. Stockholm, Vetenskapsrådet.

Hoffman, D. (1998). The Oklahoma City bombing and the politics of terror. Venice, CA, Feral House.

Honderich, T. (2002). After the terror. Edinburgh, Edinburgh University Press.

Jackson, R. (2005). Writing the war on terrorism : language, politics, and counter-terrorism. Manchester ; New York

New York, Manchester University Press

Xu, Jiaquan Betzaida Tejada-Vera B.A. (2009). Deaths: Preliminary Data for 2007. National Vital Statistics Reports, U.S. Dep. of Health and Human Services. 58.

Johansen, J. (2003). Militären jagar terrorismens skugga. Laglöst land. J. Flyghed and M. Hörnqvist. Stockholm, Ordfront: 57-72.

Lederach, J. P. (1997). Building peace : sustainable reconciliation in divided societies. Washington, D.C., United States Institute of Peace Press.

Lia, B. (2008). Architect of Global Jihad : The Life of Al-Qaida Strategist Abu Mus’Ab Al-Suri. New York: Columbia University Press

Longmate, N (1983). The Bombers: The RAF offensive against Germany 1939-1945. London: Hutchinson.

Martin, Brian (2007). Justice Ignited : The Dynamics of Backfire. Lanham, Md.: Rowman & Littlefield.

Nassar, J. R. (2005). Globalization and terrorism : the migration of dreams and nightmares. Lanham, MD, Rowman & Littlefield.

National Counterterrorism Center 2007 Report on Terrorism 30 April 2008 http://www.fbi.gov/stats-services/publications/terror_07.pdf/view?searchterm=definition%20of%20terrorism  Consultado el 01-11-2010

Organisation for Economical Co-operation and Development. (2008). Aid Targets Slipping out of Reach?

Perry, Mark (2010). Talking to Terrorists : Why America Must Engage with Its Enemies. New York: Basic Books,

Richardson, L. (2006). What terrorists want : understanding the enemy, containing the threat. New York, Random House.

Schmid, Alex Peter, and A. J. Jongman. Political Terrorism : A New Guide to Actors, Authors, Concepts, Data Bases, Theories, & Literature. Rev., expanded, and updated ed. New Brunswick, N.J.: Transaction Publishers, 2008.

Shabas, W. (2000) in International Law: The Crimes of Crimes, Cambridge, Cambridge University Press

Shepherd, J. (2007). The rise and rise of terrorism studies. The Guardian. London.

Target Committee, Los Alamos, May 10-11, 1945. http://www.dannen.com/decision/targets.html. Accessed 2010-11-23

Turk, A. (2004). “Sociology of Terrorism.” Annual Review of Sociology 30: 271-286.

United Nations Security Council (2001). “Resolution 1368.” United Nations Security Council Resolutions.

Webel. C. (2004) Terror, Terrorism, and the Human Condition. New York: Palgrave Macmillan.

Wilkinson, P. (2001). Terrorism versus democracy : the liberal state response. London ; Portland, OR, Frank Cass.

Zedner, L. (2009). Security. New York, NY, Routledge.

Notas

1] Escribiré "terrorismo" y "terroristas(-s)" entre comillas porque creo que están demasiado sesgados para ser términos adecuados en un texto científico, son demasiado vagos y elásticos.

2] http://english.aljazeera.net/indepth/features/2010/11/20101124114621887983.html Consultado el 01-12-2010

3] Ver la discusión de Chomsky en este libro The Evil Scourge of Terrorism: Reality, Construction, Remedy.

4] De ahora en adelante se hace referencia a estos eventos como "11-S".

5] Resolución 1368 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

6] Utilizo el Imperio en el mismo sentido que Johan Galtung y hago una distinción entre el Imperio de los Estados Unidos y la República de los Estados Unidos... Ver Galtung "The Fall of the US Empire –And Then What? Successors, Regionalization or Globalization? US Fascism or US Blossoming?”

7] Longmate, Norman. The Bombers: The RAF offensive against Germany 1939-1945. Londres: Hutchinson, 1983.

8] Ver documentos del Target Committee, Los Álamos, 10-11 de mayo de 1945. http://www.dannen.com/decision/targets.html Consultado el 23-11-2010

9] Ver Webel. C. Terror, Terrorism, and the Human Condition. Nueva York: Palgrave Macmillan, 2004.

10] National Counterterrorism Center 2007 Report on Terrorism 30 de abril de 2008

http://www.fbi.gov/stats-services/publications/terror_07.pdf/view?searchterm=definition%20of%20terrorism Consultado el 01/11/2010

11] Estos sitios de Internet se mueven en la red todo el tiempo. Esto se hace en parte porque son clausurados regularmente y en parte porque quieren evitar la detección de quienes los dirigen.

12] Lia, B. (2008). Architect of Global Jihad : The Life of Al-Qaida Strategist Abu Mus’Ab Al-Suri. Nueva York: Columbia University Press.

13] Véanse las estadísticas de la OMS y de las bases de datos nacionales.

14] http://www.cdc.gov/mmWR/preview/mmwrhtml/ss5002a1.htm Consultado el 27-12-2009.

15] Ver Johan Galtung (2010), A Theory of Development - Overcoming Structural Violence, p. 11.

16] LaOrganización Mundial de la Salud tiene varias bases de datos que presentan estadísticas fiables sobre mortalidad y factores de riesgo. Véase http://www.who.int/research/en/

17] Presupuesto del Gobierno de los Estados Unidos 1996-2011. Consultado el 23/11/2010.

18] Las Naciones Unidas han estimado el costo de acabar con el hambre en el mundo en unos 195.000 millones de dólares al año.

19] Ver Newsweek: http://www.newsweek.com/2009/09/29/homecoming.html Consultado el 23-11-2010 y Washington Post http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/articles/A28876-2005Feb16.html Consultado el 23-11-2010 entre otros muchos.

20] http://www.brookings.edu/~/media/Files/rc/reports/2010/08_arab_opinion_poll_telhami/08_arab_opinion_poll_telhami.pdf

21] http://www.worldpublicopinion.org/pipa/articles/brmiddleeastnafricara/663.php Consultado el 23-11-2011

22] La primera Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el 11-S (Amenazas a la paz y seguridad internacionales causadas por actos terroristas). Disponible en línea:

http://daccess-ods.un.org/TMP/7979316.71142578.html

23] jus in bello es un conjunto de reglas que regulan los límites de la conducta aceptable en tiempos de guerra.

24] Ver Martin (2007) Justice Ignited: The Dynamics of Backfire.

25] http://www.cbn.com/cbnnews/world/2010/March/Ex-Terrorist-Gives-CBN-Glimpse-Inside-Al-Qaeda/ Consultado el 11 de noviembre de 2010.

26] http://www.minhaj.org/english/tid/9959/Historical-Launching-of-Fatwa-Against-Terrerism-leading-Islamic-authority-launches-fatwa-against-terrorism-and-denounces-suicide-bombers-as-disbelievers-Anti-terror-Fatwa-launched.htm Consultado el 11 de noviembre de 2010.

27] Véase http://www.peacefultomorrows.org/ Consultado el 27/11/2010.

28] Perry, Mark (2010). Talking to Terrorists: Why America Must Engage with Its Enemies. Nueva York: Basic Books.

[29] http://www.allacademic.com/meta/p_mla_apa_research_citation/2/0/8/8/5/p208859_index.htm

30] El elemento objetivo de un crimen.

31] Se William Shabas (2000) en International Law: The Crimes of Crimes, Cambridge University Press

32] Término utilizado por Stein Tønneson en una conferencia en la Universidad de Tromsø el 24 de abril de 2002. Los conflictos en curso entre los Estados y las redes tienen muchas similitudes con las guerras civiles, pero los conflictos no se limitan a un territorio específico. Las redes pueden golpear casi en cualquier parte del mundo y las acciones de los Estados son similares a nivel global.

 

 

Más información: