Historia del antimilitarismo

Trobada a Llíria: celebrar la memòria de l'objecció i la insubmissió per afirmar la vigència de l'antimilitarisme

El cap de setmana del 16 i 17 de setembre més de 20 objectors, insubmisos i persones que van participar directament en aquest moviment de desobediència civil antimilitarista que es va estendre al llarg de quasi tres dècades, es van trobar en el Centre La Salle de Llíria per a celebrar la memòria d'aquesta lluita i reafirmar la vigència i necessitat de l'antimilitarisme i la noviolència en el moment actual. Totes aquestes persones van estar vinculades a grups del MOC del País Valencià i van participar en diferents etapes d'aquest cicle de protesta.

Encuentro en Llíria: celebrar la memoria de la objeción y la insumisión para afirmar la vigencia del antimilitarismo

El fin de semana del 16 y 17 de septiembre más de 20 objetores, insumisos y personas que participaron directamente en este movimiento de desobediencia civil antimilitarista que se extendió a lo largo de casi tres décadas, se encontraron en el Centro La Salle de Llíria para celebrar la memoria de esta lucha y reafirmar la vigencia y necesidad del antimilitarismo y la noviolencia en el momento actual. Todas estas personas estuvieron vinculadas a grupos del MOC del País Valenciano y participaron en diferentes etapas de este ciclo de protesta.

En legítima desobediencia: tres décadas de objeción, insumisión y antimilitarismo

Elaborado desde una parte del conglomerado social antimilitarista, este trabajo es una pequeña muestra de los análisis, reflexiones y experiencias surgidas en el seno de esas movilizaciones en las tres últimas décadas; es la objeción, la insumisión y el antimilitarismo vistos por parte de sus protagonistas, objetores/as, insumisos/as y antimilitaristas, principalmente dentro, cerca o delante del Movimiento de Objeción de Conciencia. El resultado huye de esa mirada uniformizadora y pretendidamente objetiva desde el ahora sobre el ayer, tan característica de esa Historia (con mayúscula) que es en realidad instrumento de poder.

Memoria histórica del MOC-València

La prehistoria de la OC en València. Los primeros pasos de la objeción de conciencia política en València los da entre 1969 y 1971 José Beunza Vázquez, a la sazón militante del Sindicat Democràtic d'Estudiants. Por aquel entonces, Pepe Beunza toma contacto con la ideología noviolenta y la objeción de conciencia a través de los objetores franceses, durante una estancia en una comunidad de noviolencia. Entonces decide no solamente difundir toda esta temática en su entorno político, sino además ejercer la propia objeción de conciencia al servicio militar, por primera vez en todo el Estado español con un contenido explícitamente noviolento y antimilitarista. Mucho antes de dar este paso, Beúnza trabaja a fondo con colectivos sociales y grupos de apoyo la necesaria proyección del caso en el ámbito público. En su campaña de apoyo participarían, entre otros, Gonzalo Arias y Vicenç Fisas, y alcanzaría dimensión internacional.

El movimiento de insumisión al servicio militar en España

El movimiento de insumisión al servicio militar en España: en legítima desobediencia En diciembre de 2001 abandonaron los cuarteles militares españoles los últimos reclutas, tras cumplir los últimos nueve meses de existencia del servicio militar obligatorio. A diferencia de otros estados europeos, en los que la desaparición del reclutamiento forzoso había sido una decisión motivada casi exclusivamente por una evolución de las funciones de los ejércitos hacia el intervencionismo global, en España, el sistema de reclutamiento forzoso había colapsado estrepitosamente, a pesar de los esfuerzos gubernamentales durante años. En el caso español, el final del servicio militar fue una conquista social. A pesar de que las élites políticas y militaristas intentaron envolver el fin de la conscripción en el discurso de la “modernización” de los ejércitos, los hechos indican más bien que el factor clave que provocó el desmoronamiento del servicio militar fue la acción continuada durante tres décadas de un amplio movimiento social de ámbito estatal que tuvo en la desobediencia civil contra la conscripción una de sus señas de identidad fundamentales.